Joe Di Maggio, la racha dura

 

Era mayo 15, 1941, el estadio Yankee Staduim estaban repletos de fanáticos nerviosos, no era para menos, el equipo se encontraba en cuarto lugar en la tabla de posiciones. En adición, su guardabosque estrella Joe DiMaggio pasaba por un gran “slump” y toda esperanza parecía desaparecer. El muchacho natural de Martínez, California había ingresado a las filas del equipo Yankee en 1936 a la edad de 22 años. Sus primeros cinco años con el equipo del uniforma rayado fueron de cenicienta al traste de convertirse en un verdadero terror para los lanzadores de la Liga Americana. Nadie imaginaba que para esa fecha comenzaría una estampida de inatrapables que lo llevarían a establecer una nueva marca bateando limpiamente en (56) partidos.

No obstante, la fanaticada se hacían la pregunta, podrá Joe salir del slump esta tarde, bingooooo, en la primera entrada conectó limpiamente hacia los predios del bosque izquierdo. De ahí en adelante durante 62 días Joe DiMaggio comenzó a hilvanar su marca la cual comenzó el 15 de y extendió hasta el 16 de julio de 1941. Al día siguiente Joe empalmó un triple y un cuadrangular y mientras iban pasando los juegos la estrella Yankee conseguía por lo menos un hit en cada juego. Luego de tres semanas el guardabosque Yankee tenía a su haber 20 juegos bateando limpiamente y comenzó a ser noticia. La prensa seguía de cerca su actuación y todos los eruditos deportivos de aquel entonces hacían sus propias conjeturas.

Todo parecía indicar que DiMaggio destronaría los (41) juegos bateando de hits de George Sisler (St. Louis Brown) en 1922, marca que llevaba (20) años en vigencia. En junio 29 de 1941, los Yankess se enfrentarían en un doble choque ante los Senadores de Washington y Joe necesitaba un par de inatrapable para empatar y quebrar la marca. Un total de aproximadamente de 31,000 parroquianos esperaban con ansias la actuación magistral del pelotero Yankee. En el tercer turno del primer juego DiMaggio empató la marca atinando un batazo de doble mérito, en el intermedio y listo para el segundo partido Joe se encontraba en el “club house” muy relajado. Sus compañeros iban de un lado para otro, peroo, cada vez que pasaban junto a Joe le tocaban su hombro dándole ánimo.

Al regreso al dugout DiMaggio descubrió que su bate favorito no aparecía, había sido robado por un fanatico. No tenía otra opción, uso otro de sus bates y en su primer turno levantó un elevado, en su siguiente turno en la tercera entrada conectó una inofensiva rola siendo puesto fuera.

DiMaggio seguía pensando en su bate favorito, Tommy Henrich guardabsoque izquierdo y compañero de Joe le dijo:” Quizás mi bate pueda cambiar tu suerte”, pero, DiMaggio declinó la oferta, volvió a ser puesto fuera en un elevado. En la séptima entrada, todos estaban nerviosos, era la última oportunidad para quebrar la marca, en esta ocasión decidió usar el bate de Henrich, se acercó al plato, Red Anderson le sirvió una recta silbante, “bolaaa” dijo el árbitro, volvió Anderson y esta vez le sirvió una curva la cual Joe siguió al dedillo conectando limpiamente hacia la banda izquierda.

La fanaticada enardecida aplaudían y gritaban dándoles vivas al gran bateador Yankee que acababa de romper la marca de Sisler. Pero, la cosa no quedó ahí, llegó julio 17, 1941 y DiMaggio seguía bataeando limpiamente en (56) partidos. Esa noche en el Clevelans Municipal Staduim los 67,000 fanáticos que se dieron cita vieron terminaba la racha bateo de Joe DiMaggio.En su primer turno bateó una rola pegada a la tercera base, Ken Keltner se movió rápido hacia su derecha sacando a Joe por un paso en la primera base. Esa noche DiMaggio bateó fuerte, pero a la mano de los fildeadores. Ya en la octava entrada, en conteo de una bola y un strike y hombre en primera el lanzador Jim Babby le sirvió una recta la cual Joe le hizo swing sacando un roletazo fuerte para que aparentaba pasaría de hits.

El campo corto Lou Boudreau en buena carrera se abalanzo sobre la pelota la cual atrapó, tiró a segunda y el segunda base dobló a primera para completar la doble jugada. De esta manera terminaba la racha de Joe, luego de la jugada se fue trotando hacia el dugout recogió su guante y regresó al campo, la fanaticada comenzó a aplaudirlo por varios minutos.Luego del partido DiMaggio habló con la prensa acerca de su racha: “Por supuesto yo quería que esto siguiera hasta donde yo pudiera, pero, ya todo acabó, ahora saldré al campo a ganar juegos para mi equipo”. Los Yankees ganaron el banderín y posteriormente la Serie Mundial y gracias a su demostración Joe fue nombrado Jugador Más Valioso.

Beisbologo

Broderick Zerpa es un periodista deportivo y locutor venezolano (Caracas, 2 de octubre 1967) conocido como Beisbologo; tiene una dilatada experiencia en la cobertura de béisbol, fútbol y boxeo por más de 25 años. Trabajó en La Voz de Carabobo en Venezuela haciendo la previa de los partidos de los Navegantes del Magallanes. Por 11 años trabajó en Univisión Radio de costa a costa en Estados Unidos, en diversos programas de deportes y fue comentarista/narrador de MLB y Boxeo, fue Jefe de Deportes del Diario las Américas. Terra.com y el semanario El Venezolano y actualmente es el Director de Deportes de Actualidad Radio donde tiene dos programas “Dos Caras y Una Historia” y “Deportes en Grande”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: