Para el Comisionado es hora de arreglar el problema del ritmo de los partidos en el béisbol

Quizás sea algo inevitable. Quizás sea algo que está metido de lleno en la fibra de este deporte. Quizás sea que esté escrito en el destino que los juegos de béisbol duren tres horas. Sin importar cuánto querramos que el reloj corra más rápido. Sin importar cuánto cambiemos las reglas. Sin importar lo que sea, punto.

Por: Jayson Stark- ESPN

Quizás. Pero no le digan eso al comisionado.

“Yo no estoy preparado para aceptar el hecho de que siempre vamos a tener partidos de tres horas”, dijo el comisionado de MLB Rob Manfred. “Pienso que necesitamos seguir pensando en formas creativas para asegurarnos que los juegos se mueven tan rápido como nos sea posible”.

Si, aparentemente. Porque hace apenas un año se instituyeron varias movidas en este deporte diseñadas para, um, aseguranos que el juego se mueva tan rápido como sea posible. Y esas movidas funcionaron. Por un tiempo.

En esta misma etapa de la temporada pasada, la duración promedio de un juego de nueve entradas “estaba volando” en unas meras 2 horas, 53 minutos, 33 segundos. Eso era un avance de más de ocho minutos en comparación al año anterior. Pero aquí estamos ahora, un año después, y ¿adivinen qué? Ese promedio ha vuelto a subir por encima de la marca de las tres horas, a 3:00:26, un aumento de casi siete minutos por juego.

Ese aumento ha dejado frustrado al comisionado. Imagínense eso.

“Este tema es como los dientes de león”, dijo en broma Manfred. “El minute que miras para otro lado, los tienes de nuevo por todo el patio”.

Así que ¿por qué Manfred está tan convencido de que este problema se puede arreglar? Quizás porque hace cinco años, el juego promedio duraba 2:52. Y hace 10 años, duraba 2:48. Así que dijo de nuevo: “Ciertamente no estoy preparado para aceptar el hecho de que no podemos hacer progresos en este asunto”.

Pero para poder arreglarlo, el béisbol necesita diagnosticar la causa. Y así que le vamos a echar un vistazo a varias teorías populares y evaluar la validez de estas.

¿ES CULPA DE LA REPETICIÓN?

Las revisiones en video han aumentado un 35 por ciento en comparación con la misma época el año pasado. Así que debemos declararlas como las grandes culpables, ¿cierto? Lo siento. ¡Equivocados!

Si esta fuera la NFL y eso significara un aumento de seis repeticiones por juego a ocho, entonces quizás tendrían razón. Pero a pesar de la amplia percepción de que se hacen revisiones en video en cada par de entradas, en realidad el equipo promedio solo tiene cerca de cuatro repeticiones POR SEMANA. Y en una noche completa de béisbol, en 15 partidos, solo se revisan en promedio unas 10 jugadas.

Así que MLB ha calculado que esas revisiones adicionales están añadiendo entre 15 y 20 segundos por juego al promedio de todo el deporte. Y sí, esa cifra es de 15 a 20 segundos, cuando divides el tiempo total adicional – unos dos o tres minutos adicionales en un par de juegos – por esos 15 juegos por noche.

En otras palabras, la revisión de jugadas en video no explica el aumento de siete minutos en el tiempo promedio de los partidos. Pero no es lo mismo decir que eso no es un problema. Manfred expresó su preocupación por el aumento en el número de revisiones. Pero son las revisiones demasiado largas las que lo vuelven loco.

“Las revisiones que duran 4 minutos y 50 segundos no me hacen feliz”, dijo, de forma sucinta.

Así que el béisbol está evaluando el número de recisiones y el tiempo que se toma cada una. Manfred dio a entender que el deporte hará todo lo que pueda para atender ambas cuestiones antes de la próxima temporada. Pero eso es más un problema de ritmo de los partidos que de duración de los partidos.

En el interín, si la misión es diagnosticar de dónde vienen esos siete minutos adicionales, ya tenemos un veredicto: No es culpa de la revisión en video.

¿ES CULPA DEL PITCHEO?

OK, ahora llegamos a algo concreto. Echemos un vistazo a algunas cosas más allá de las revisiones en video que han cambiado desde el año pasado:

Pitcheos por juego: Aumento de más de seis por juego a 289.25, la mayor cantidad desde 2009.

Boletos por juego: Aumento del 12 por ciento a 3.26 por cada nueve entradas, la mayor tasa en siete años.

Ponches por juego: Aumento de 7.76 a 8.05 por cada nueve entrada, la mayor tasa de la historia.

Pelotas que no están en juego: Esa tasa de 11.31 ponches más boletos por cada nueve entradas es la mayor de la historia.

Pitcheos por apariciones en el plato: Saltó de 3.83 a 3.88, la mayor de la historia.

De acuerdo, ¿cuál es el tema común aquí? Demasiados pitcheos lanzados, además no hay suficientes bolas en juego, es igual a A) más tiempo y B) más tiempo muerto en el juego promedio. Por tanto, no es sorpresa que mientras más los oficiales de béisbol miran esa ecuación, más se convencen de que eso es responsable de una gran parte de la razón por la que hemos vuelto a tener partidos de tres horas.

Así que ¿cuál es el veredicto de esta teoría? Justo en el blanco. Es matemática simple. Cada pitcheo adicional añade entre 22 a 25 segundos a un juego si es en el medio de un turno, y le añade cerca de 45 segundos si es el primer pitcheo al siguiente bateador. Así que ahí tenemos cuatro minutos adicionales.

¿ES CULPA DE LAS REGLAS PARA ACELERAR EL RITMO DE LOS PARTIDOS?

Hace un año, ¿cuánto tiempo pasamos a principios de temporada hablando de las nuevas reglas para acelerar el ritmo de los partidos? ¡Muchísimo! ¿Lo recuerdan? Se suponía que los bateadores mantuvieran un pie dentro de la caja de bateo en todo momento. Relojes de cuenta regresiva comenzarían a funcionar entre entradas. Los relevistas tenían que llegar desde el bullpen y calendar mientras tenían que estar pendientes a dicho reloj. Y el comisionado predicaba constantemente sobre la “nitidez”, palabra que utilizaba para describir los partidos.

Pero ahora, un año después, ¿acaso alguien habla sobre esas reglas? ¿Alguien les presta atención? ¿Acaso están haciendose cumplir las reglas? Cada vez más, los ejecutivos del béisbol contestas estas preguntas de la misma forma, “No, no y no”. Así que ¿cómo tantos bateadores y lanzadores están lentamente volviendo a sus viejos hábitos?

Incluso el mismo Manfred habló sobre este tema, categóricamente, “Hemos perdido un poco de enfoque”. Y eso, según dijo “es la razón por la que estamos examinando una serie de formas para comunicarnos sobre este tema, para tratar de reenfocarnos”.

Una cosa que ha estado ocurriendo tras bastidores es que los oficiales de MLB han estado haciendo llamadas telefónicas a jugadores que han estado ignorando o violando las reglas para recordarles que deben cumplir con lo establecido. Pero más allá de esto, dijo Manfred, él piensa que es importante para el béisbol que hagan cambios cada año, porque eso mantiene a la gente hablando en el deporte, y enfocados en las cosas que importan. Y en este año, debido al hecho de que habrán negociaciones laborales, casi nada va a cambiar en este frente, más allá de los límites de tiempo a las visitas al montículo.

“No por poner excusas”, dijo el comisionado, “pero pienso que tener un programa de cambios cada año, aun si esos cambios son controversiales, nos puede ayudar a crear un enfoque en el asunto del ritmo de los partidos”

Así que ¿cuál es el veredicto sobre los jugadores que han ignorado o violado las nuevas reglas para acelerar el ritmo de los partidos? Culpable de todos los cargos.

¿CÓMO VA A RESPONDER EL BÉISBOL?

Pronto veremos nuevas reglas para acelerar más el ritmo de los partidos. Eso lo sabemos. A medida que progresen las negociaciones laborales en este verano, MLB propondrá un “paquete de asuntos” diseñado para atender el ritmo de los partidos, dijo Manfred. Declinó dar detalles más específicos, más allá de mencionar “los experimentos activos en las ligas menores”, que involucran mayormente los relojes de pitcheo entre cada lanzamiento.

Bueno, ¿funcionarían los relojes de pitcheo en las Grandes Ligas? Bueno, los juegos de liga menor tienen las mismas pausas comerciales que tienen los juegos de Grandes Ligas. Y esos juegos promedian entre 2:45 y 2:50, no tres horas. Pero además hay menos planificación de juego en las ligas menores. Y todavía hay muy pocos indicios de que los jugadores de Grandes Ligas estén de acuerdo con esos relojes.

Así que , ¿qué nos deja eso exactamente? ¿Un límite a las visitas del receptor al montículo? ¿Reglas que requieran que los relevistas tengan que medirse a más de un bateador? ¿Una definición diferente de la zona de strike? Nadie está seguro. Pero todo va a estar sobre la mesa, en lo que valga eso. El reto es hacer esos cambios sin alterar la esencia del béisbol. Y eso no es tarea fácil.

“El ritmo de los partidos siempre tiene que ser un concepto en evolución continua en un deporte que no tiene un reloj”, dijo el vicepresidente senior de MLB Chris Marinak, quien supervisa las iniciativas para mejorar el ritmo de los partidos. “Así que seguiremos haciendo ajustes a las reglas tanto como creamos apropiado. Pero al mismo tiempo, debemos estar conscientes de no cambiar esos elementos básicos que hacen especial el béisbol. Nos gustaría minimizar el tiempo muerto, sacando elementos del juego que no son esenciales para el espectáculo. Pero no vamos a hacer cosas que cambien la naturaleza del deporte”.

¿A dónde nos llevará esto? Es demasiado temprano para saberlo. Pero si algo hemos aprendido de este asunto, es que Rob Manfred es un hombre que no le gusta levantar bandera blanca. Su guerra contra los juegos de béisbol de tres horas apenas comienza.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: