Llegada de los primeros peloteros de color

Como primer hombre de su raza en el béisbol americano Jackie Robinson supo enchaparse de tolerancia sintiendo en carne propia las actuaciones desagradables de la multitud anglosajona de aquella época. Desde otro ángulo este movimiento socio-deportivo abrigaba la esperanza para que otros de su raza dieran el paso. En primera instancia Robinson pensaba que se le iba a tratar como otro cualquier pelotero, no obstante, su calvario estaba a la vuelta de la esquina.

Sin embargo, Branch Rickey acomodó las cartas frente a sus camaradas y posteriormente se reunió con el muchacho por casi tres horas para discutir todos los por menores del asunto y la repercusión que esto causaría en la mentalidad norteamericana. Durante la reunión Rickey presionó a Robinson hasta ver el grado de su tolerancia, ésta sería su fiel compañera para soportar el flujo de odio y prejuicios de aquella sociedad. El hombre de color pasó el examen y Rickey se reafirmó que era el elegido.

Robinson tenía un coeficiente mental muy alto y conocía a cabalidad la historia de su raza y de la esclavitud en sus primeros tiempos. No era tonto, aceptó el reto por que posteriormente su ejemplo serviría para que otros de su raza invadieran otros deportes. Sentado, cotejó su pensamiento y repasó como sus hermanos negros fueron traídos en contra de su voluntad a Norteamérica encadenados.

ROBINSON TOMA LA PALABRA ANTE RICKEY

Luego de unos instantes, Robinson miró fijamente a Rickey y le replicó: “Señor Rickey, le voy a contar el por que en estos momentos yo estoy aquí listo a convertirme en el primero de mi raza en el béisbol mayor”. Existe una historia de gran valor en la que usted podrá darse cuenta de todos los atropellos en contra de mi raza y como nuestra libertad costó muchas vidas.

Robinson replicó: Escuche ahora atentamente, sabía usted que mis antepasados llegaron en un barco holandés que desembarcó en Jamestown, Virginia en 1619. Fueron considerados sirvientes de contrato, para aquellos días, los blancos cautivos eran liberados tras un periodo de trabajo definido, pero no así los negros, el periodo era indefinido, por lo que considero a mí entender era una especie de esclavitud disfrazada.

Estos sirvientes negros eran contratados para siempre, convirtiéndose en un hábito a finales del siglo XVII. Era sin dudas una esclavitud la cual se extendió como pólvora en las colonias del Sur, ¿Sabe por que en el Sur Mr. Rickey? Sencillamente por que eran regiones agrícolas y era necesaria la mano trabajadora. En un instante Robinson, se queda callado, mira a Rickey y éste no puede mirarlo a los ojos buscando hacia donde posar su vista. Ambas partes tenían algo en común, eran hombres valientes atachados a un ideal histórico.

CAPTURA DE LOS ESCLAVOS

El relato continuó y Robinson replicó: “Ahora entiendo por que la suerte del hombre de color estuvo marcada desde un principio”. Fue sin duda un feudo circunstancial que no tuvo clemencia ante el genocidio y extracción de la libertad que Dios nos otorga al llegar al mundo. Luego del primer grupo de hombres de color que llegó a Norteamérica posteriormente llegaban en barcos mercantes del norte, los negreros de New England capturaban o compraban a los negros en la costa oeste africana y más tarde los vendían a los propietarios de las plantaciones del sur a o a los negreros antillanos. “Sabe usted Mr. Rickey cuantos negros había en 1775? No tengo idea replicó Rickey….habían más de 500,00 negros en Norteamérica, contestó Robinson.

EL MOVIMIENTO ABOLICIONISTA

En la década de 1830, existió una fuerte oposición a la esclavitud, el llamado Movimiento Abolicionista cuya política era abolir o eliminar la esclavitud en los Estados Unidos. Dos grandes pioneros Frederick Douglas y Sajouner Truth, quienes habían sentido en carne propia todo este suceso se convirtieron en líderes absolutos de este movimiento abolicionista. Increíble pero cierto, un blanco llamado William Lloyd también se incorporó para que se aboliera de inmediato la esclavitud, y para este fin editó un periódico llamado “The Liberator”.

El periódico Mr. Rickey causó un buen impacto, no obstante, muchos se encargaron de hacerle la vida imposible. La Guerra Civil de los Estados Unidos estaba por estallar, el presidente Lincoln, un hombre de gran visión, se oponía a la esclavitud y quería acabar con ella. Opinaba que la Unión necesitaba una victoria militar, antes de actuar para emancipar o liberar los esclavos.

La victoria de Atienam fue el puntillazo para lograr lo que se necesitaba, en consecuencia se decretó la Proclama de Emancipación.

Este documento mandaba que, a partir de enero de 1863, todos los esclavos de los estados confederados fueran libres para siempre. Tenía que ocurrir este milagro costara lo que costara, la guerra civil terminó y la Unión salió por la puerta ancha. Pero esta victoria tuvo un precio muy alto que pagar, un suceso ocurrido antes de que la guerra terminará.

EL ASESINATO DE ABRAHAM LINCOLN

La noche de 14 de abril de 1865, el presidente Lincoln fue baleado en el teatro Ford de Washington, por un hombre llamado John Wilkes Booth quien le disparó por la espalda, el primer mandatario falleció a la mañana siguiente. Por su parte la esclavitud terminó, pero todavía quedaba migajas que disipar, aunque fueron liberadas las cadenas, todavía se sentía el látigo del desprecio. Posteriormente se crearon diversas ideas a la acorde con la nueva vida de los esclavos, pero Mr. Rickey muchos no querían entender y estar conformes con la libertad de los esclavos.

EL PRECIO DE LA LIBERTAD

A pesar de haber un documento que estipulaba sobre la libertad de los esclavos se establecieron controles contra ellos sobre lo que podían hacer. Aunque los negros podían tener propiedades, hacer contratos, casarse, ir a la escuela, los códigos les negaban otros derechos. Entre tanto aparecieron los radicales exigiendo los derechos civiles para los negros, pero el Sur seguía con las garras afuera. Estos se oponían a que los negros votaran, ya que los republicanos, supuestos radicales, habían ganado guerras y liberado esclavos. Esto significaba que los negros del Sur probablemente mostrarían su gratitud votando por los republicanos, en caso de que pudieran votar.

Estábamos ante una política monitoreada para obtener el voto de los negros, y que estos sirvieran de puente para la obtención de poderes sumamente autoritarios. Por otro lado, el Congreso tomó otra medida para ayudar a los que habían sido esclavos, antes de que la guerra terminara, el gobierno establecido una agencia llamada Oficina de los Libertos. Esta oficina concedía ropa, comida, servicios médicos a los esclavos y le ayudaba a encontrar trabajo. A principios de 1866, el Congreso amplió los poderes de la oficina asegurándose que los derechos civiles de los ciudadanos negros fueran respetados en el Sur. En caso de no ser respetados el Congreso podría recurrir a los tribunales militares para juzgar a los acusados.

EL KU KLUX KLAN

La nación norteamericana creció vertiginosamente y se construían leyes esperanzadas en empatar la igualdad entre el blanco y el negro y crear un aire unitario. Sin embargo, en el Sur los blancos no entendían o no querían entender la posición de los negros. Para no perder su costumbre dieron un nuevo golpe para controlar la situación, creando sociedades como el famoso KU KLUZ KLAN, que atemorizaban a nuestra gente y hasta los mataban para que no votaran.

Fue algo espantoso Mr. Rickey, ver como esta gente causó estragos en la sociedad negra. Durante los siguientes años el Congreso puso cartas en el asunto, prohibiendo a este grupo y sus leyes, que se consideraban un crimen en cualquier intento de utilizar la fuerza para impedir que alguien votara. Nuestra gente continuó su calvario esperanzados en un cambio dramático que le diera la oportunidad de vivir en paz y armonía. Este cambio se logró a largo plazo gracias a la intervención de muchos hombres elegidos por la vida para liquidar este mal sociológico llamado racismo.

Señor Rickey esta es la historia de mis antepasados, y me siento orgulloso de pertenecer a ésta raza digna cuya gallardía esboza un sentimiento único y responsable. Daré el máximo para cumplir mi cometido en esta afrenta socio deportiva que usted me pide, la cual se conocerá en la historia de los días venideros de la raza afro americana y en los controles de las Grandes Ligas.

Beisbologo

Broderick Zerpa es un periodista deportivo y locutor venezolano (Caracas, 2 de octubre 1967) conocido como Beisbologo; tiene una dilatada experiencia en la cobertura de béisbol, fútbol y boxeo por más de 25 años. Trabajó en La Voz de Carabobo en Venezuela haciendo la previa de los partidos de los Navegantes del Magallanes. Por 11 años trabajó en Univisión Radio de costa a costa en Estados Unidos, en diversos programas de deportes y fue comentarista/narrador de MLB y Boxeo, fue Jefe de Deportes del Diario las Américas. Terra.com y el semanario El Venezolano y actualmente es el Director de Deportes de Actualidad Radio donde tiene dos programas “Dos Caras y Una Historia” y “Deportes en Grande”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: